Publicado el

Recomendaciones de la OMS sobre el uso de las mascarillas

En este artículo os vamos a informar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre el uso de las mascarillas, distinguiendo entre las de uso médico (quirúrgicas) y las de tela (higiénicas, como nuestra Dmask65).

Mascarillas quirúrgicas desechables
Mascarilla médica o quirúrgica
Mascarilla de tela o higiénica reutilizable Dmask65

Alternativas a las mascarillas médicas en los establecimientos de salud:

Cuando hay una escasez grave de mascarillas médicas, las caretas pueden ser una buena opción. El uso de mascarillas higiénicas (también denominadas mascarillas de tela en este documento) no se considera una opción de las mascarillas médicas para proteger a los trabajadores de salud en estas circunstancias, lo que obedece a los pocos datos probatorios que se conocen.

En una investigación sobre el uso de mascarillas de tela, en un establecimiento de atención de salud, se observó que los trabajadores de salud que las empleaban presentaban un riesgo mayor de padecer un síndrome gripal por comparación con quienes usaban mascarillas médicas.

Por lo que toca a otros artículos de EPP, si a causa de escasez o desabastecimiento en una localidad, se propone la producción de mascarillas de tela para usar en establecimientos de salud, la autoridad local evaluará el EPP propuesto para comprobar que cumpla con unas normas y especificaciones técnicas mínimas.

Mascarilla higiénica:

Las mascarillas higiénicas (es decir, no médicas; también llamadas «de tela» en este documento) están hechas de una variedad de telas tejidas o sin tejer de materiales como el polipropileno. Pueden confeccionarse con distintas combinaciones de telas, capas y formas.

Son pocas las combinaciones que se han evaluado sistemáticamente y, en esta categoría de mascarillas, no hay un diseño, selección del material ni forma que sean únicos. Como consecuencia, la combinación ilimitada de telas y materiales da lugar a una filtración y respirabilidad variables. Las mascarillas higiénicas no son dispositivos médicos ni forman parte del equipo de protección personal.

Sin embargo, la Asociación Francesa de Normalización (Grupo AFNOR ) ha ideado una norma para las mascarillas higiénicas, con miras a definir un desempeño mínimo exigible en función de la filtración (filtración mínima del 70% para partículas sólidas o gotículas ) y la respirabilidad (diferencia máxima de presión de 0,6 mbar/cm2 o resistencia máxima a la inhalación de 2,4 mbar y resistencia máxima a la exhalación de 3 mbar).

En razón de los requisitos normalizados menores de filtración y respirabilidad, así como el desempeño general previsto, el uso de las mascarillas higiénicas, hechas de telas tejidas o sin tejer, debería reservarse únicamente para el control de fuentes (es decir, por personas infectadas) en la comunidad, pero no como medida de prevención.

Pueden usarse en actividades concretas (por ejemplo, en el transporte público cuando no es posible el distanciamiento físico) y siempre complementadas con higiene de las manos frecuente y distanciamiento físico.

Las autoridades que aconsejen el uso de este tipo de mascarilla, deberán tener en cuenta las siguientes características: eficiencia de filtración (EF) o filtración, respirabilidad, número y combinación de los materiales utilizados, revestimiento y mantenimiento.

Por último, en este cuadro, la OMS resume las recomendaciones de uso de cada modelo de mascarilla, según la situación:

Cuándo utilizar la mascarilla higiénica Dmask65 OMS

Aquí os dejamos el documento completo de la OMS: